Sabias que puedes cambiar tu vivienda por otra en vez de cómprala

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Este año ya lo han hecho 924 personas, segun el INE, que en vez de comprar una vivienda la han cambiado por otra,  aunque sigue muy por debajo de los niveles del boom, cuando se registraron casi 7.100 transacciones.

A grandes rasgos, la permuta de viviendas no es más que un trueque: un intercambio de inmuebles que tienen un valor similar y que dos partes pactan de forma voluntaria. Al igual que cualquier transacción convencional, es necesario firmar ante notario la operación para evitar problemas futuros y pagar impuestos como el ITP o la plusvalía municipal. Además, es importante asegurarse de que la vivienda está libre de cargas y al corriente de todos los pagos antes de tomar la decisión y formalizar la permuta.

La permuta de viviendas, también conocida como trueque inmobiliario, “consiste en adquirir una vivienda sustituyendo el pago en moneda por una vivienda de similar valor”. Es decir, en el intercambio de una casa por otra.

Una de las dudas más habituales es si este tipo de operación puede hacerse con cualquier vivienda o si ésta debe cumplir una serie de requisitos. Y la respuesta es que no hay limitaciones. Como explica Duque, “el único requisito es que ambas partes lleguen a un acuerdo ya sea porque consideren que las viviendas cuentan con idéntico valor, o que quede pactado el importe que una parte debe pagar a la otra cuando el valor de su vivienda sea inferior”. Dicha diferencia, de hecho, se puede financiar a través de una hipoteca.

Lo primero de todo es valorar la vivienda que se quiere permutar, ponerla en el mercado “y esperar hasta que aparezca una persona interesada en ella y que, a la vez, ofrezca otra propiedad acorde a lo que busca el otro propietario. Por este contrato, una de las partes se obliga a dar el dominio o propiedad para recibir el dominio o propiedad de otra”

“La valoración de los bienes permutados debe ser equivalente para hablar de una permuta pura. En el caso de que uno de ellos supere en valor al otro, estaríamos ante una permuta mixta y habría que pagar la diferencia en dinero”.

Fuente: https://www.idealista.com/

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

No Comment

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que también te pueden interesar