No tener póliza de vida, un riesgo para los profesionales sanitarios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Cuando las circunstancias se vuelven complicadas, lo son aún más para los profesionales sanitarios. Este hecho se ha visto remarcado con la llegada del Covid-19, que se ha llevado la vida 115 trabajadores sanitarios. Ante esta crisis, este sector se ha visto desamparado durante un periodo de incertidumbre y lleno de dudas.

Respecto a esta realidad, A.Z., anestesista del Hospital de la Milagrosa (Madrid) y de 55 años, explica la importancia que están cobrando los seguros de vida entre los profesionales sanitarios. “Las pólizas de vida son un salvavidas, tanto para el profesional como para sus familiares”, asegura. “Con la irrupción de la pandemia, el peligro ha pasado a un primer plano y todo médico que ha tenido contacto directo con el paciente se ha percatado que cualquiera te puede contagiar”.

El médico destaca la tranquilidad y el respaldo que sintió durante todo este tiempo con su seguro de vida. “Si desgraciadamente tienes un problema, el seguro de vida va a responder por ti”, manifiesta. “Personalmente, tengo una póliza de vida contratada con Uniteco y cuento con una protección total. No sólo me cubre el fallecimiento, sino también una posible incapacidad profesional, invalidez y enfermedades graves”.

No obstante, el profesional ha asegurado que la percepción social de los seguros de vida en la profesión ha cambiado, especialmente, entre el colectivo más joven. A pesar de que es un público poco habituado a tratar con este tipo de productos, la pandemia ha roto todos sus esquemas, ya que los profesionales más jóvenes han pasado de estar perfectamente sanos a tener secuelas de Covid-19 persistente de por vida o, incluso, fallecer.

El médico subraya la rentabilidad de contratar este tipo de productos. Incluso lo recomienda para todos los facultativos, especialmente, a los más jóvenes, porque no solo tiene cobertura en caso de deceso, si no también la incapacidad profesional o las enfermedades graves.

“Indudablemente, cuando contratamos un seguro de vida, pensamos en nuestros familiares por encima de todas las cosas. En el caso de que llegue ese fatídico momento, dejas una familia atrás y surge la tan temida incertidumbre y la angustia de las consecuencias que les puede acarrear a tus seres queridos. Es un riesgo innecesario que no debemos correr”, explica. De hecho, el profesional destaca la “buena relación coste-beneficio” como una de las grandes ventajas de este tipo de pólizas.

 

Fuente: www.redaccionmedica.com

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

No Comment

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que también te pueden interesar