10 tips para pedir una hipoteca y comprar una segunda vivienda

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Si quieres pedir una hipoteca para comprar una segunda vivienda estas son las 10 cosas que debes de tener en cuenta:

1.- Una segunda vivienda es toda aquella vivienda que se compra con un fin diferente al de vivir en ella de forma habitual. Por lo general, podemos encontrar segundas residencias de dos tipos:

  • Vivienda vacacional: Por ejemplo, un chalet o una casa rural para pasar los fines de semana, o una casa en la playa para pasar las vacaciones.
  • Vivienda como inversión: Lo más habitual es comprar este tipo de inmuebles con el objetivo de alquilarlos y sacarles rentabilidad.

2.- La principal diferencia entre una hipoteca concedida a una vivienda habitual y una concedida a una segunda residencia es que, para el banco, el segundo es un producto de mayor riesgo. ¿Por qué? Porque en el caso de que el prestatario tenga dificultades para pagar la hipoteca, la vivienda habitual siempre va a tener prioridad de pago frente a la segunda vivienda

3.- Plazos de amortización más cortos. A diferencia de las hipotecas que se conceden sobre una vivienda habitual, en el caso de las segundas residencias los plazos de amortización no suelen ser superiores a los 20 o 25 años.

4.- Menor financiación. En el caso de una hipoteca sobre una primera vivienda, lo más habitual es que la financiación alcance hasta el 80% del valor de tasación. Sin embargo, en el caso de una segunda vivienda, este porcentaje suele quedarse en torno al 60 o 70% del coste total del inmueble.

5.- Intereses más altos. Depende del banco y de la hipoteca pero, por lo general, los intereses de las hipotecas para segundas viviendas suelen ser más elevados que los de las hipotecas de una primera vivienda.

6.- Mayor cantidad de ahorro necesario. Como consecuencia de una financiación menor, el particular que quiere adquirir una segunda residencia suele necesitar tener una mayor cantidad de dinero ahorrado para conseguirlo. Si en el caso de una primera vivienda se recomienda tener ahorrado al menos el 30% del valor de tasación, en el caso de una segunda residencia este porcentaje asciende hasta el 50%, aproximadamente.

7.- Esto implica que los requisitos para la concesión de una hipoteca sobre una segunda vivienda suelen ser más exigentes que en el caso de la primera

8.- Pedir una segunda hipoteca: Es la opción más sencilla (aunque no siempre la más recomendable). En este caso, simplemente se pide una segunda hipoteca y se pagan dos cuotas al mes (una por cada una de las hipotecas contratadas).

9.- Ampliar la hipoteca existente: Esta opción consiste en hacer una novación sobre la hipoteca que ya se tiene concedida y ampliar el dinero que el banco nos presta. De esta forma, tenemos acceso a la financiación que necesitamos para comprar la segunda vivienda sin necesidad de tener dos hipotecas distintas.

10.- Rehipotecar la primera vivienda: En este caso, lo que se hace es cancelar la hipoteca sobre la primera vivienda y se sustituye por una nueva por un importe mayor que nos permite comprar la segunda vivienda.

Fuente: https://www.idealista.com/

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

No Comment

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que también te pueden interesar